martes, 5 de febrero de 2013

Piel de cordero

 
Yo también puedo ser algo canalla
y aunque vista mi traje de cordero,
jamás desdeño la chupa de cuero.
Lo zafio es menos zafio si se ensaya.

Lo mismo te acompaño a un paraíso
de protocolos y buenos modales,
que suelto a mis instintos animales
y te la clavo sin pedir permiso.

Existo sin salirme del camino
que limita lo humano y lo divino,
a veces piso bien y otras me enfango.

Lo mismo te agasajo que te violo,
te insulto que te mando unos gladiolos,
igual susurro un vals que escupo un tango.