sábado, 23 de abril de 2011

Cuéntame el cuento



Ella era capaz de mentir sin decir ni pío,
engañaba con esa mirada de gata infeliz,
el calor que me daba era más un escalofrío,
una vez se olvidó de engañarme, pero fue un desliz.

La mentira en su boca sabía como disfrazarse,
la verdad cuando suena a mentira, es menos verdad,
la verdad no tenía en sus manos donde cobijarse,
la mentira era solo otra cara de su realidad.

Cuéntame el cuento que cuentas,
dejando abierta la puerta,
hazme el favor,
dime que no,
ya veré yo 
si te creo o no.

Ella era capaz de mentir mirando a la cara,
ella era capaz de mentir sin decir ni mu,
la verdad se rompía en pedazos con cada mirada,
en sus ojos lo blanco era negro y la cara cruz.

La mentira habitaba sus labios, qué vamos a hacerle,
conociendo sus trucos es fácil, sobrevivir,
tú me das a elegir y yo elijo, sólo se creerte,
cuando dices que todo es mentira, no puedes mentir.

Cuéntame el cuento que cuentas,
dejando abierta la puerta,
hazme el favor,
dime que no,
ya veré yo 
si te creo o no.