martes, 30 de julio de 2013

Desnudeces


Tu desnudez es una caracola
que no susurra un mar, sino que grita,
tu desnudez es una Coca-cola
con cuarenta a la sombra, bien fresquita.

Tu desnudez es una carambola
que los cuatro costados me lesiona,
tu desnudez es como una farola,
que en vez de iluminarme me ilusiona.

Tu desnudez es una filigrana,
arabesco jarabe para el hipo,
tu desnudez es una flor temprana,
un bálsamo para mi piel de Edipo.

Tu desnudez es una carretera
que va a todos los sitios y a ninguno,
tu desnudez es una primavera,
la guinda de un perfecto desayuno.

Tu desnudez es un agua marina
que moja soledades y jaquecas,
tu desnudez es vida repentina,
un místico viaje hacia la Meca.

Tu desnudez es isla de amapolas
que flota sobre un turbio mar de ortigas,
tu desnudez es una suave estola,
que me hiela lo mismo que me abriga.

Tu desnudez es un impedimento
para ser y regir como Dios manda,
tu desnudez es un medicamento
más eficaz que un mes a dieta blanda.

Tu desnudez es un abecedario
en el que hasta la hache es tartamuda
tu desnudez es un mariposario
que disipa mis miedos y mis dudas.

Tu desnudez es la filosofía
de los que que ya no creen en el miedo,
tu desnudez es una algarabía
un modo de salir de cada enredo.

Tu desnudez es agua que me bebo
que me embriaga, me turba y me marea
tu desnudez es el mejor placebo
que puedo hallar en mi farmacopea.