domingo, 13 de octubre de 2013

Cuando tu boca me nombra

No me "cuente" a mí tu "vía"
que yo ya me la sabía
antes de que tú nacieras.

No me cuentes ya más cuentos,
no me expliques tu tormento,
no me pidas que te quiera.

Te lo noto en los colmillos
que sujetan el cuchillo,
gitana, que no eres buena.

Tu lengua tiene un veneno
que siembra rayos y truenos
y quema como la pena.

No me cuentes tus pesares,
ni tus juegos malabares,
no me comas más el coco.

Por mucho que me resista
me hiero con tus aristas
y al final me vuelves loco.

No me "cuente" a mí tu "vía",
gitana, que mi alegría
lleva tu nombre y tu sombra.

La calle de la amargura
no parece tan oscura
cuando tu boca me nombra.