lunes, 29 de marzo de 2010

A las almas varadas


No hay lluvia, ni calor
ni barca a la deriva
Sólo salitre en la piel
y alma esperanzada.