lunes, 7 de febrero de 2011

Siete de febrero

El viento agita el corazón y mece
al mar donde la luna se da un baño.
Al sol ya no le quedan más redaños,
y el brillo de sus rayos languidece.

Pero este día, chica, lo merece
es siete de Febrero, no es extraño,
hay uno como hoy todos los años,
pero es especial desde hace trece.

Los años han pasado tan deprisa,
fugaces como estelas de luceros,
parece que fue ayer aquel "problema"

Ya sabes que me muero por tu risa,
y que son tuyos todos mis "te quieros",
y que tuyos son todos mis poemas.