domingo, 28 de agosto de 2011

Para Antonio M.



Parece que fue ayer, pero es mentira,
que ya ha pasado un año, por lo menos
entonces te pedí que fueras bueno
al menos hasta hoy, Antonio, y mira...

La vida te ha enseñado el otro lado
y aceptas la sonrisa sin recelo,
igual que un niño acepta un caramelo.
descubrirlo me deja anonadado.

Amigo, para darle a tu memoria
no tengo más regalo que una historia
contada, ¿cómo no? con un soneto.

Ya ves, voy a pagar lo que te debo,
no sé si al fin me atrevo o no me atrevo...
¡Me atrevo!: Por el culo te la meto.