lunes, 2 de abril de 2012

Lo que asusta es lo nuevo

video

Hasta ahora he vivido de diez cada minuto,
y tengo ya unos años, ¿porqué rectificar?
ni rompo la baraja, ni me acojona el luto,
hoy vivo, vivo ahora, mañana se verá.

Que la muerte no asusta, lo que asusta es lo nuevo,
y yo siempre he pensado que el verbo perecer,
se conjuga y no sé, si suspendo o apruebo
como un futuro incierto del verbo aparecer.

Acabaré acostado en un colchón de pino,
o mejor a la brasa (si se puede elegir).
Sereno y sin temores, pensando que el destino
me la jugó con cartas de marca Falomir.

Pero en fin, ya se sabe que el tiempo es un verdugo,
que no entiende de moda, ni buena educación.
Intentaré que, al menos, su maloliente yugo
no me deje en la nuca la típica hinchazón.

En fin, que no divago entre pitos y flautas,
y que entre Valdemoro y Pinto el autobús
me acerca y me retira de una verdad incauta,
y en esa resonancia me evito el patatús.