jueves, 1 de abril de 2010

Retrato de una espera


La lluvia,
ese incesante trinar inmaculado,
golpea con furia,
con la desmedida pasión
de los dementes,
cada cristal en llamas,
cada lámpara o poema.

Un rayo,
con su brillante sonrisa de pirómano,
cruza ese cielo otrora azul,
y me ilumina.

Las gotas,
acarician mi espalda
con sus dedos de plata,
me recorren despacio,
sin prisas,
mientras, yo, te espero.