domingo, 21 de noviembre de 2010

En tanto amor no caben más vocablos

De tanto que me escuecen los poemas
que nunca te escribí y que merecías
me salen hoy eternas letanías
con verbos nuevos sobre viejos temas.

Le canto como los primeros días,
al amor, a la muerte a los dilemas,
al dolor, a la suerte a los problemas,
a tu piel, a la gris melancolía.

En tanto amor no caben más vocablos,
ni más palabras que las que ya he dicho,
no temas si mis dedos pintan otras.

Clavado está en mi centro tu venablo,
Ayer mandaba sólo tu capricho,
y hoy, perdóname, mandáis vosotras.