jueves, 3 de marzo de 2011

F-In-icio

Pongamos que este es el decimocuarto,
y que este verso es el número trece,
el doce, como ves, aquí aparece,
y el once llega a punto en el reparto.

en este verso el décimo te ensarto,
del diez al nueve nada, me parece,
la octava de las lineas lenta crece,
y llegando a la septima estoy harto.

El verso que ahora ves vale por seis,
el quinto no está mal, no hay quinto malo,
y el cuatro un rato antes de las tres.

En este mi tercero ya vereis,
que el dos ya viene y trae su regalo:
El uno en una cuenta del revés.