martes, 23 de diciembre de 2014

Nosotros los poetas...



Los poetas hacemos la compra en Mercadona,

los artistas también hacemos la colada,
los maestros del verso pasamos la fregona,
sí, los genios, mullimos, a veces, la almohada.

Los eruditos vamos a la panadería
y pedimos la vez, y compramos molletes,
los poetas, a veces, hacemos poesía,
pero a veces, también empanamos filetes.

Planchamos las camisas antes de los viajes,
regamos las macetas, cambiamos las bombillas,
los rapsodas sufrimos haciendo bricolaje
y metiendo cacharros en el lavavajillas.

Nosotros, los tocados por el don de las musas,
los que hallamos belleza en todos los rincones,
usamos una mopa cuando hay muchas pelusas,
y doblamos la ropa y ordenamos cajones.

Los poetas también nos metemos en charcos,
también nos golpeamos en el dedo meñique,
los artistas potamos cuando se mueve el barco,
y nos acojonamos si el barco se va a pique.

Nosotros, que os miramos por encima del hombro,
aspiramos la alfombra, paseamos al perro,
preparamos bizcochos, retiramos escombros,
cosemos dobladillos y salteamos puerros.

En fin, somos personas normales y corrientes,
nos gustan los gatitos, odiamos las arañas,
tenemos halitosis, se nos pican los dientes,
se nos nubla la vista, nos quitamos legañas.