martes, 6 de noviembre de 2012

Acto involuntario


Cómo lidiar con que te necesito
de una manera sobrecogedora.
Cómo evitar esta demoledora
necesidad de ti, sin dar un grito.

Cómo escapar del hueco que me dejas, 
del eco resonando en la almohada.
Cómo aceptar que todo es casi nada
al borde del camino que te aleja.

Confieso que este amor que te profeso
es por completo un acto involuntario,
una pulsión sin base ni argumento.

Eres la libertad para este preso
que no conoce más itinerario
que aquel que más le aleja del cemento.