jueves, 14 de octubre de 2010

Microrrelato nº 2 (Recuerdos Mágicos)


Al entrar en el portal, se encontraba una minúscula puerta que aprovechaba el reducido espacio bajo la escalera, y frente a ella, la pequeña habitación mágica.
Al entrar en aquella habitación, algo en el universo cambiaba.
De un modo totalmente inexplicable, la pequeña puerta verde del hueco de la escalera se convertía, al salir de la pequeña habitación mágica, en una puerta de tamaño ordinario,la puerta de Concha.

Concha debía ser una especie de hechicera, porque vivía en el edificio más alucinante que hubiera visto jamás.

Muchos años después recordó este episodio, y no pudo evitar una sonrisa al comprender lo que la imaginación de un niño de tres años podía hacer con un viaje en ascensor.