sábado, 16 de octubre de 2010

Microrrelato nº 4 (Curiosidad)



Cruzó unas palabras con la dependienta de la tienda de artículos de peluquería.
Por fin se había enterado de lo que vale un peine, y la verdad, no era para tanto.