jueves, 21 de octubre de 2010

Microrrelato nº 16 (La Agenda)

El teléfono más importante en la agenda del depravado era el de la salida de emergencias