miércoles, 20 de octubre de 2010

Microrrelato nº 12 (juguetes rotos)


Cuando al fornido boxeador se le rompió la muñeca, lloró, como cuando se le rompe la muñeca a una colegiala.