sábado, 15 de octubre de 2011

Pirañas



Yo también puedo hablarte sobre el fango
aquí donde me ves sin una mancha,
he sufrido el destierro, la ignominia,
me he enfrentado también a las pirañas.

Puedo contarte historias de dolor,
explicarte qué es estar cansado
de caminar a tientas en el fondo
de un pozo sin salida a ningún lado.

Yo también puedo hablarte de la sangre
derramada y las lágrimas perdidas,
yo también puedo hablarte del silencio
y de un viento que no hace compañía.

He vivido la historia del derribo,
y hablo desde el yo que desconoces,
ahora que la mar se mece en calma
y me evito la sombra y el desorden.

No voy a dar consejos, pero escucha
mi voz que se curtió en aquellos lodos,
si vives la inmundicia no lo olvides
jamás vas a volver a estar tan solo.

Para Antonio M.