viernes, 21 de octubre de 2011

Que no se olvide



Que no se olvide un nombre, es lo que pido,
que no haya sido el duelo para nada,
ahora que la guerra está ganada
no olviden tanto sueño interrumpido.

Lo mísero, lo ruin, lo vil, lo bruto,
la mano ensangrentada, los casquillos,
arrancó a tanta vida, tanto brillo,
dejándole a la luz tan negro luto

que no debe olvidarse tanta pena.
Si olvidan el terror, la mano blanca
pondrá laurel a cada metralleta.

Ya se extirpó del cuerpo la gangrena,
ahora quiero ver cómo se arranca
la calma de los vástagos de E.T.A.