miércoles, 8 de agosto de 2012

No estoy ni para eso

 Para Pepelu...
que me dió el título y la inspiración drexleriana
Después de la oficina, los clientes
del claxon encendido, de la prisa
después del indómito reloj
marcando hora tras hora, hora tras hora,

Después de tanto humo y tanto ruido
después de tanto exceso,
me pides que te quiera un poco más,
no estoy ni para eso.

Después de los atascos y los litros
de sangre y de sudor por las aceras,
después del autobús, el coche, el taxi,
rodando metro a metro, metro a metro,

Después de tantas idas y venidas
y ver que sigo preso
me pides arrumacos de sofá,
no estoy ni para eso.

Después del desaliento y de la fiebre,
de babas, llantos, mocos, vomitonas,
después de una rodilla magullada
sangrando gota a gota, gota a gota,

después de los recados y la lucha
por mantenerme ileso
me dices -"cielo tenemos que hablar"
no estoy ni para eso...
¿no vale con un beso?