viernes, 3 de agosto de 2012

Promesas incumplidas


Prometo estar pendiente a los detalles
y no volver de nuevo a diluirme,
a dejarme llevar,
a ver cómo la inercia se apodera
del peso de las riendas.

Prometo recostarme en tu regazo
de una forma totalmente consciente,
sin la inútil pretensión
de que exorcices mis miedos.

Prometo ser el hombre que mereces,
no este imbécil que te escribe
promesas incumplidas mientras duermes.