sábado, 14 de noviembre de 2009

CATORCE DEL MES ONCE


Catorce del mes once, ¿quién diría
que al albor de este siglo y al ocaso
del siglo que pasó le haríamos caso
a esta vieja estrofa todavía?

Lo intentaron con éxito o fracaso
mil góngoras, quevedos y cervantes,
burla, burlando van los tres delante
el paso persiguiendo a Garcilaso.

Se presta al homenaje a la ironía,
al amor, a la muerte, al paisajismo,
abarca la abstracción y lo concreto.

No puedo imaginar en poesía
placer mayor que hallar el mecanismo
que eleva y abre el alma del soneto.