jueves, 27 de mayo de 2010

Llamadme Ismael...


Cada vez que me sorprende
una mueca de tristeza,
o que oscuro este noviembre
me devuelve a la bajeza,
me percato, me doy cuenta
de que lo que mi alma quiere
es la calma más violenta
de la mar que me requiere.