martes, 12 de enero de 2010

¿La hallé?


En la nueva quietud de esta marea,
En esta fosca noche de relámpagos,
De tanto no escribir, mi voz encuentro,
Vacía de recursos… sin sentido.

Me viene la palabra encadenada,
Amarradas las manos, gris el pecho.

Detrás de la cortina,
El tenue crepitar de antiguos ritmos, reverdece.

Sé que busco sus mieles, pero dudo.
¿al fin la hallé? O… ¿sólo es espejismo?