martes, 26 de enero de 2010

Guerra


Hay un mar de cieno
detrás de la espalda de la guerra,
y pertinaces moscas
que se ponen las botas
en las pústulas y heridas
del cadáver viviente
de la risa de un niño.