domingo, 4 de septiembre de 2011

Para que sepas.


Para pintar de azul tus despertares,
para besar tus pasos en la arena
para sufrir contigo tu condena,
para admirar tus juegos malabares,

Para dar testimonio de que existes,
para acunarte cuando tengas sueño,
para jugar contigo a ser tu dueño,
para intentar que no te pongas triste.

Para escuchar tu voz y ver tu vuelo,
para elevarte al enésimo cielo,
para seguir tu ritmo preferido.

Para adornar tu espalda con mis besos,
para intuir tus gráciles procesos,
para que sepas para qué he nacido.