miércoles, 14 de septiembre de 2011

Pecados Capitales (IV)


Para ser como tú solo preciso
tener lo que tú tienes y no tengo,
Tu gracia, tu dinero, tu abolengo,
tu tierra, tu salud, tu fe, tu piso.

Para ser como tú, tan sólo quiero,
ser dueño de las cosas que tú tienes,
Tus joyas, tu mansión, todos tus bienes,
tu colección de coches, tu velero.

Para tener tu porte, tu prestancia,
lo suyo es disfrutar de la abundancia
que vives y escapar de la desidia.

Estás en lo más alto de mi podio,
te admiro tanto que en verdad te odio
y vivo revolcándome en la envidia.