miércoles, 24 de febrero de 2010

Retrato azul


Existe, o eso creo,
un asomo de cisne en tu cadera,
un eco lejanísimo de tigre o de guepardo.

No sé qué mecanismo de sabana,
de bosque de coníferas, de nevada colina,
arroja a mis paisajes,
alargada la sombra.

Toda la luz del universo hallo en tus ojos,
en tus manos: el fuego, la seda... hierba fresca
escarchada y rebelde.

Tienes la voz segura de los sauces
y de las almenas.

Habita en tu silencio
la brisa azul
y los océanos
dorados
de mi infancia.