lunes, 6 de diciembre de 2010

A ti que amas la palabra escrita



A ti, que amas la palabra escrita,
y pasas a leer mis consonancias,
revuelve como quieras mis estancias,
susúrrame o si lo prefieres grita.

Ya que pasas a ver deja constancia,
escríbeme unas cuantas palabritas,
que nada cuesta, y de paso quitas
al eco de mi voz la redundancia.

Escribo para mí, pero me asusta
saber que pasas y que nada dices,
¿qué ocurre en tu interior cuando me lees?

Será superficial, pero me gusta
que dejes flores o hagas cicatrices...
y digas todo aquello que desees.