miércoles, 23 de noviembre de 2011

Será que decliné la penitencia


Será que no he sufrido y que me cuesta
ponerme en el lugar del derrotado
será que el vil destino del ahorcado,
ni me ve, ni me roza, ni me apesta.

Será que no he sufrido y que no sé
de hiel, de abandono, de abucheos,
Será que el triste destino del reo
ni me apesta, ni me roza, ni me ve.

Será que del dolor, por referencias,
será qué decliné la penitencia
de andar doblando siempre la cerviz.

Será que aunque haya canas en mi sien
prefiero a vivir mucho, vivir bien,
y no me queda más que ser feliz.