domingo, 9 de enero de 2011

Quizá sea cierto


No sé, quizá sea cierto,
pero para creer la fe no basta.
A veces brillan menos los relámpagos
y es mayor el estruendo.

En fin, quizá resulte que es mejor
obviar la realidad por un momento,
vivir ciego y de espaldas,
a aquello que, furtivamente, somos.

Lo cierto es que a esta hora
de trenes que se alejan y de espinas,
el eco de la noche,
de nuevo me abandona en tus dominios.

Echo la vista atrás, y el cementerio
me abraza; y me apuñalan los cipreses.
No sé, quizá sea cierto
que el futuro es ahora, y no hay mañana.