viernes, 7 de enero de 2011

Ya no


Ya no puedes negar tu horrendo crimen
la culpa esta acechando entre las sábanas,
oculta tus cadáveres,
como un escarabajo
que esconde sus despojos
en la tierra marchita.

Ya no puedes negar tu horrendo crimen,
la dócil sangre mana y te salpica.
Procura no hacer ruido
que nadie te descubra,
escóndete en las sombras
de los álamos grises.

Quizá mañana soplen otros aires,
y mañana quizá 
te conmuten la pena,
pero no niegues hoy las evidencias
cada lágrima huérfana
porta oscura tu nombre y tu huella.