domingo, 11 de diciembre de 2011

Gajes del oficio

Sumido en esta ciega retahila
de hallar respuesta a todas las preguntas,
me entrego a la siniestra marabunta
que me sume en lo oscuro y me aniquila.


Y claro, como premio al sacrificio,
pretendía salir de este declive;
pero fracaso como detective,

y nada encuentro, gajes del oficio.

Pregunta tras pregunta, de oca en oca,
el ruido, el maremágnum, la entropía,
me estallan como globos en las manos.


Tras tanto tropezar con esta roca,
Un día y otro día y otro día,
tan solo descubrí que soy humano.