lunes, 19 de diciembre de 2011

Los peces que escaparon hacia el mar


Los versos a la luna de Valencia,
los posos del café o de la achicoria,
los gozos del laurel de la victoria,
los restos de la luz de la paciencia.


Los besos que jamás nos prometimos,
los gatos que maullaban al invierno,
los datos que arrojaban los infiernos,
los presos que escaparon y no vimos.


La sangre derramada inútilmente,
el hambre en la mirada de la gente,
los sueños que se hicieron esperar.


Los préstamos que nunca disfrutamos,
los réditos de lo que abandonamos,
los peces que escaparon hacia el mar.