miércoles, 16 de diciembre de 2009

Si me abrazas.


No hay mirada más limpia que la tuya,
ni boca más hermosa que tu boca.
Y no hay mano que toque como toca
tu mano, elegante como grulla.

No hay piel más seductora que tu seda,
ni aroma más profundo que tu aroma.
Todo el sabor del mar en ti lo toma
el mar que egoísta y se lo queda.

Niego el dolor y niego la amenaza,
niego el infierno al pecador impío,
y niego el mal, lo niego si me abraza

tu cuerpo de amapola y de rocío,
tu cuerpo de canela y de melaza,
si me abrazas, amor, ya no soy mío.