jueves, 3 de diciembre de 2009

Lentamente


Lentamente, muy lentamente, me decía…

Como un inmenso continente que se eleva,
Como un arroyo de magma en el océano,
Como el último estertor, de un reloj que se quiebra,
Como una flor de agua, que brota y que rezuma.

Lentamente, por favor, muy lentamente,
Como una despedida ante el espejo.