martes, 1 de diciembre de 2009

Tarde


Tarde, mal y tarde, he comprendido
El súbito jadeo de los piélagos,
El hálito sublime de los náufragos
Y sus ensoñaciones.

Tarde, mal y tarde, he comprendido.

Pero no demasiado.